“En la feria se construyen lazos fuertes con personas que conoces poco y se siente el cariño”

Ya han pasado 15 años desde que Ana junto a su marido comenzaron con muchos temores y un carro de supermercado lleno de cosas. La aventura era apostar por un cambio de vida y la tan anhelada independencia financiera.

¿CÓMO FUE TU INICIO EN EL NEGOCIO?

Antes vendía ropa en el persa estación, trabajaba en base a porcentajes y a pesar de que el esfuerzo era grande, muchas veces la ganancia del día se reducía a apenas mil pesos. Cómo estaban las cosas era necesario hacer algo así que con mi esposo nos pusimos de coleros en la feria La Farfana de Maipú. Nuestro primer día estábamos con bastante temor pero nos arriesgamos, ese día vendimos $ 21.000.-  lo que nos dio $ 4.000 de ganancia y aunque es poco para nosotros fue una felicidad enorme y el inicio de este camino.

 

¿CÓMO FUE LA RECEPCIÓN DE TUS COMPAÑEROS DE FERIA Y EL AVANZAR EN ESTA NUEVA VIDA?

Al principio es difícil conseguir un lugar para trabajar, si no tienes permiso se hace muy complejo. Nosotros estuvimos un año tramitando, ya que eso lo entendimos desde el principio, finalmente teniendo nuestra patente y permiso comenzó el negocio a crecer muy rápido. A pesar de que el primer día sólo teníamos un carrito de supermercado en que la mayoría de lo que llevábamos era papel higiénico Noble al final de ese año habíamos comprado un furgón, teníamos nuestro puesto en mejores condiciones y un stock más grande de mercadería.

 

¿PARA MUCHOS PUEDE PARECER SIMILAR PERO, CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE EL PERSA Y LA FERIA?

En el persa uno atiende público que va pasando en el momento, es poca la gente que uno puede reconocer. En la feria es diferente se crean lazos con la gente, se recibe cariño y estima por parte de las caseras, ya al pasar el tiempo te vienen a ver, te eligen y te buscan. Llegan con una sonrisa, lo del “Caserito” no es mentira, si uno se pierde un día porque va a comprar por ejemplo se preocupan y preguntan por ti.

 

 

¿QUÉ ES LO QUE HA CAMBIADO EN USTED Y EN SU VIDA GRACIAS A LA FERIA?

 

En lo personal hoy soy una mujer segura, sin miedos, sé que lo que me proponga lo puedo conseguir y que con mi esfuerzo no hay imposibles. En lo familiar ha sido increíble la unión en el trabajo conjunto con mi esposo y la educación que le hemos podido dar a nuestra hija, que hoy a sus 20 años va a la universidad donde estudia artes culinarias y administración de cocina. Quizá sin la feria la realidad sería diferente incluso para ella, ya que con el negocio no me veo apretada con nada y los pagos de sus estudios están al día.

 

 

¿QUÉ PLANES TIENE A FUTURO?

Hoy lo que nos está complicando es que la casa ahora se nos hizo chica, ya que no tenemos espacio suficiente para guardar la mercadería. A nosotros nos gusta siempre estar abastecidos, acostumbramos a comprar en mayores volúmenes para que nunca nos falte y no tener que andar comprando apurados ni nada de eso. Tenemos nuestra propia bodega en la casa pero necesitamos espacio para guardar el camión y vivir más tranquilos en el sentido del espacio. Así que ese es nuestro siguiente paso y meta, el tener una segunda casa para que la actual se destine netamente a lo que tiene que ver con el negocio.