“Uno acá es la Caserita y la Psicóloga… Las caseritas más fieles te vienen con sus penas y sus alegrías “

Irene Robles, vende en la feria desde el 2001. Partió con la ropa americana, pero con una oferta de servilletas Noble Orquídea que vió en el supermercado, se mantuvo fiel a la vente de papel y actualmente tiene uno de los carros más grandes y consolidados de la feria, el cual atiende junto a su hija Siomara. 

 

¿Cómo comienza un día normal de la Irene?

Me despierto a las 4 de la mañana, de ahí me hago la lesa 15 minutos, me bajo y me ducho para estar despejado. Voy a buscar el carro, porque aquí en la feria tengo que estar a las 5.15, porque a las 6 ya estoy frita, no puedo pasar.

 ¿Cuáles son las ventajas de tener carro?

Tiene ventajas y desventajas el tener el carro. Las ventajas son que trabajas menos, porque te demoras menos en armar, pero si me quedo dormida, fregué 

¿Qué opinas del Plan “Amigos del Comerciante”?

¡Son buenos”!El año antes pasado nos regalaron un toldo. Fue buen regalo, porque nos sirvió ene, porque fue justo en temporada de verano. También nos regalaron bolsas, pecheras y jockies. Pero de lo que más me gustó fue el toldo. Llevo más de 6 o 7 años en el plan, y siempre pasan aquí a verte, a preguntar si falta algo. Nada que decir de ellos, bien preocupados por nosotros los feriantes.

¿Te gusta la feria?

¡Si! Me gusta ser feriante, me gusta el comercio, tratar con la gente, uno acá es la casera y es la psicóloga. Te llegan con sus penas, con sus cosas, así como uno también se desahoga con las caseritas más cercanas. ¿Sales a pasear? Carrete, ya nada. Me pusieron “La cenicienta”, porque yo a las 11 ya estoy cabeceando. Estoy acostumbrada, pero hay momentos que uno quiere tirar la toalla y descansar. A veces me doy el lujo faltar y nos vamos a la playa con mi hija o nos quedamos durmiendo en la casa.

¿Cómo fueron tus inicios en la feria?

Empecé en año 2001, vendiendo cachureos, así empecé. Fue ropa americana pero no me gustó porque era muy complicado, después verduras, pero tampoco me gustó porque era muy sucia. Así que no encontré na mejor que sacar toda la mercadería de mi casa y me fui a la cola. Y me instalé, y en menos de una hora vendí todo, fue una venta rápida y eso me encantó. Mi pareja se reía de mí, me decía “como tan loca”