En la feria se pueden cumplir los sueños y conseguir paz

Mario es una persona que ha vivido la feria desde siempre. El rubro es una tradición familiar que comenzó con su abuelo, además de logros y satisfacciones personales ha forjado su personalidad y le ha permitido en sus propias palabras “cumplir sus sueños”

.

¿CÓMO LLEGÓ A LA FERIA?

Mi familia siempre fue comerciante, desde niño fui aprendiendo y conviviendo con este mundo. Por un tiempo busqué el camino más formal, incluso estuve trabajando en un supermercado. Debo reconocer que gracias a lo que aprendí en la
feria avancé muy rápido, llegué incluso a ser jefe de área. Pero al pasar del tiempo me di cuenta que no era lo mío.

¿TU PRIMER EMPRENDIMIENTO COMENZÓ CON UN PUESTO?

En un principio tenía un local establecido, pero paralelo a eso igual venía a la feria. Ya han pasado 7 años y ganó la feria, pero a ese local le debo algo que al día de hoy es fundamental y un pilar en todo lo que he conseguido. Allí fue donde conocí a la que hoy es mi mujer, Fabiola. Al pensar en independizarme los artículos de aseo fueron inmediatamente
mi opción y en especial el papel por la durabilidad y el rápido flujo. Al  principio comencé de a poco, lo que yo conocía era muy diferente a hoy, era del tiempo en que se vendía el confort sin envoltorio, lo entregábamos de a uno y envuelto en diario.

¿EN QUÉ TE HA CAMBIADO LA VIDA ESTE NEGOCIO?

La vida ha cambiado bastante al principio era muy sacrificado, no nos faltaba nada, pero todo el tiempo estábamos al justo, pagábamos arriendo y siempre pensando en cómo mejorar. Hoy tenemos nuestra casa propia, un departamento en Santiago centro y hasta una parcelita. Es importante ese “Tenemos”, lo hemos conseguido juntos, y mi pareja es fundamental en
esto, ya que yo hago las compras y veo el tema con proveedores, pero es ella la que, acá en el puesto, lleva las riendas del negocio. Aunque al principio le costó, le daba un poco de vergüenza ofrecer y todo eso pero con el tiempo cambió,
ahora es a ella a la que la buscan cuando vienen a comprar y si un día no está me preguntan.

¿CUÁLES SON TUS PLANES A FUTURO?

Mi sueño es jubilarme a los 50 años, hoy tengo 37. A mi hijo que está estudiando también le gusta este mundo de los negocios, la idea es que él continúe y yo ir delegando de a poco para disfrutar de los frutos de mi esfuerzo siendo aún joven.

¿QUÉ HA SIDO LO MÁS DIFÍCIL?

Todo negocio tiene sus complejidades, acá por ejemplo el encontrar gente de confianza y responsable que te ayude no es
sencillo. Sin embargo, si hablamos de algo difícil fue una vez en que nos robaron el carro con toda la mercadería. Yo lo guardaba donde un vecino y aunque apareció después, los productos los perdimos todos, pero no nos deprimimos ese mismo día salimos a trabajar, incluso los proveedores nos apoyaron harto en eso.

¿QUÉ TAL ES TU RELACIÓN CON LA EMPRESA Y CON EL PLAN DE
AMIGOS DEL COMERCIANTE?

La gente del Plan nos ha sorprendido mucho. Desde el principio nos han apoyado en muchos sentidos, sobre todo con cosas realmente útiles para nuestros negocios como los toldos, los cartones para los precios, bolsas, incluso ropa como polerones y polar. Esto último aunque no lo parezca nos ayuda mucho, ya que por un lado lleva la marca y por otro sirve para el trabajo, además que está hecha para que resista el ritmo que llevamos. Siempre están preocupados de nosotros.